Mereció la pena

El cielo y la mágia de un cacharro enorme que vuela

El cielo y la mágia de un cacharro enorme que vuela

Ya estamos de vuelta de un finde mágico, el de la vuelta a las carreras, el de la vuelta a la vida. Un fin de semana que no voy a olvidar en la vida y donde la gente de Barcelona nos trató de maravilla, tirando por tierra una vez más el mito de que a la gente de Madrid se nos mira mal allí.

Antes era una ciudad que me gustaba, pero ha subido de categoría y ahora es especial. Lo mejor haber estado en la ciudad Condal y haber disfrutado de todo lo que vivimos, lo peor el vuelo de vuelta, por aquello de que se acababa el fin de semana y por el miedo que me hizo pasar el piloto, del que nos preguntamos con que parte de su cuerpo llevaba los mandos… Ahora en serio muchas turbulencias y viento y yo que soy un cagueta pues con más miedo que verguenza. Al menos pude hacer una foto por la ventanilla del avión mientras ibamos para Barcelona, algo que tenía pendiente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: